Escuela de Salud Comunitaria
"Alina Sánchez"

Nuestra lucha es por la vida

Lo último

ESCAS.png

Evento virtual: Salud con el territorio. Diálogo con el Dr. Juan Manuel Canales el 21 de mayo

Cartel nuevo 21 de mayo.png

Comunicado de la Escuela de Salud Comunitaria “Alina Sánchez” sobre el desalojo de Altepelmecalli

campana-permanente-de-movilizacion-boicot-y-sabotaje-en-contra-de-la-empresa-bonafont-del-
273913677_4769129453200704_6426754114114261129_n.jpg

Como Escuela de Salud Comunitaria “Alina Sánchez”, condenamos enérgicamente el desalojo armado de Altepelmecalli, La Casa de los Pueblos Unidos de la Región Cholulteca y de los Volcanes, en la madrugada del 15 de febrero del 2022 de parte de la Guardia Nacional y la Policía Estatal de Puebla.

La toma de las instalaciones de Bonafont por parte de los pueblos de la región cholulteca en el 2021 fue resultado de la grave crisis ambiental y de salud provocadas por la empresa, con consentimiento pleno de los tres niveles de gobierno. Desde hace más de 20 años, Bonafont extrae más de 1 millón de litros de agua de la región, eso, aunado a la explotación y contaminación de agua y tierra que realizan las más de 100 plantas industriales en la zona. Ante la falta de protección de su territorio de parte del gobierno, nuestras compañeras y compañeros de los pueblos cholultecos de Puebla decidieron tomar las instalaciones de Bonafont en el municipio de Juan C. Bonilla para cuidar el agua y la vida – una acción no solo para el beneficio de su propio territorio, sino que para el bienestar de todos los pueblos de México quienes cada vez más sufren del desabasto de agua, así como una contaminación creciente de la misma, mientras las empresas multinacionales y los megaproyectos siguen despojando a los pueblos con el aval y la protección del gobierno mexicano.

Las y los integrantes de la Escuela somos promotores de salud, médicas y médicos, químicas, maestras y maestros, campesinos, educadores populares y defensores de derechos humanos de diferentes regiones de México, comprometidos con los cuidados de la salud de los pueblos. Reconocemos y respaldamos el derecho de los pueblos de defender su agua y su territorio, ya que, la salud real y plena solo se puede exigir desde y con el territorio. Además de ello, reconocemos y celebramos los esfuerzos de los pueblos que han dado vida a Altepelmecalli a través de varios procesos comunitarios, incluyendo su Comisión de Salud que se ha dedicado a cuidar la salud de los pueblos a través de la prevención, tratamiento de enfermedades, rescate de prácticas médicas tradicionales y la formación de promotores de salud. Es insostenible y criminal que, de un lado, el gobierno mexicano en colusión con las empresas, nos quite la posibilidad de vidas saludables mediante la destrucción de nuestros territorios y que, a la vez, nos despoje y criminalice cuando nos organizamos para cuidar nuestra salud.

Por lo tanto, reiteramos nuestra solidaridad con Altepelmecalli y los Pueblos Unidos de la Región Cholulteca y de los Volcanes y nuestro compromiso de acompañar su proceso legítimo de autonomía y organización. Nos unimos a las demandas de los cientos de organizaciones sociales, colectivos y activistas a nivel nacional e internacional quienes han alzado la voz para exigir la salida de Bonafont y de las fuerzas armadas del Estado del territorio de nuestros compañeros y compañeras.

 

¡La Casa de los Pueblos es y será de los Pueblos!

¡Fuera Bonafont!

¡Fuera las fuerzas represivas del gobierno mexicano de nuestros territorios!

¡Viva la autonomía de los pueblos!

¡Viva Altepelmecalli!

download.jfif

A la venta, el "Manual de Procedimientos para Paramédicxs Comunitarixs" 

WhatsApp Image 2022-01-15 at 3.23.25 PM.jpeg

De nuevo estamos poniendo a la venta ejemplares físicos del Manual de Procedimientos para Paramédicxs Comunitarixs, elaborado por la Brigada de Salud Comunitaria 43 en conjunto con el Comité de Enlace de Tixtla de la CRAC-PC. El manual contiene 17 capítulos completamente a color además de preguntas de revisión al final de cada capítulo. Es un texto de referencia actualizado y completo para quienes están en proceso de formación como promotores de salud de sus comunidades y organizaciones sociales. El costo del manual es de 150 pesos además de 60 pesos de envío. Todos los fondos van directamente a apoyar el trabajo de la Brigada y la Escuela. Se puede pedir escribiendo al correo: escuelasaludalina@gmail.com 

WhatsApp Image 2022-01-15 at 3.23.25 PM (1).jpeg
WhatsApp Image 2022-01-15 at 3.23.26 PM.jpeg
WhatsApp Image 2022-01-15 at 3.23.26 PM (2).jpeg
WhatsApp Image 2022-01-15 at 3.23.26 PM (1).jpeg

Carta de la Academia de Jineolojí de las mujeres kurdas sobre Alina Sánchez

“El tiempo está lleno de espíritus. ¡Eso no es posible, la ciencia dice que no! Las montañas que se abrazan con las nubes me dijeron que sí, que el tiempo está habitado por espíritus. Ellos caminan dejando huellas sobre la vida que fue y la que viene. Acarician el viento con sus manos; dialogan con el pasadopresente y el futuropasado, se cuentan historias; con sus dedos escriben secretos compartidos y no compartidos, dicen, que eso es la memoria”. (Palabras de Juan Quilano desde Panamá para Alina, Ale, Lêgerîn)

138956176_206253684572936_85027239950860

Les compartimos esta carta que enviaron las mujeres kurdas de la Academia de Jineolojí, desde Rojava, a la Brigada de Salud Comunitaria 43 de Tixtla, Guerrero en el 2018.

“Esta revolución está haciendo sentir más y más su influencia en todo el mundo porque la revolución del pueblo kurdo no es solo para las mujeres del Medio Oriente, la verdad de la vida siguen siendo.” - Şehîd Lêgerîn Çiya (Alina Sánchez)

La compañera Legerin es tanto amor que llega a abrazarle al mundo. Es el sentimiento humilde de gran respeto por el milagro de la vida y por el entusiasmo de ser parte de la misma. Es el gran valor de justicia y humanidad. Es puente entre los pueblos. Es el cuidado a la comunidad en todos sus niveles. Es el ser consciente de las grandes y pequeñas necesidades. Es llegar a la esencia humana y despertar al deseo de una vida libre. Es la búsqueda de la verdad y el camino hacia la
libertad. Es lucha incesante.


La compañera Legerin, Alina Sánchez, nació en Córdoba, Argentina, en el año 1986. Ella creció en la zona montañosa de San Martín de los Andes, en un país aún profundamente afectado por la dictadura militar y por la resistencia en su contra. Desde que abrió los ojos al mundo se relacionó con cariño con todo su entorno – se palpaba su sed de amor por la comunidad y su energía sanadora de las graves heridas que se resisten a la cura del tiempo.


Ella caminaba por los bosques, lagos y montañas llegando, con su manera de ser, al corazón de todas la personas. Expresaba su profunda amistad a través de sus palabras, gestos y actos. Era un ser de magma volcánica, llena de energía, siempre en movimiento, capaz de destruir y de crear nueva fertilidad y belleza. En un mundo lleno de injusticia e indiferencia, se embarcó en una búsqueda de libertad. No dudó en ningún momento sobre lo que es justo y bueno. Se fué a Cuba a estudiar medicina, y profundizó en la revolución que tenía lugar allí, desarrollando una visión crítica y descubriendo nuevas maneras de hacer camino hacía la libertad.
 

La compañera Legerin nunca se entregó a ningún sistema estatal, ni a sueños pequeños. En vez de ver el mundo solamente en blanco y negro, era capaz de ver todos los colores y mantener su corazón abierto. Su perspectiva en cuanto a los estudios era también de tal manera: ella veía la complejidad de la salud, formó parte de muchas charlas y discusiones políticas y vivía a una vida comunal.


Un año antes de terminar sus estudios, decidió irse a las montañas de Kurdistán – una tierra en resistencia en contra de todo lo que quiere mantenernos en desigualdad, oprimidas, calladas, separadas… No tenía miedo de enfrentarse a un contexto desconocido, sin entender la lengua, en el otro lado del mundo, lejos de su propia tierra. Con su interminable sonrisa y su lenguaje desde el corazón, con una voluntad inquebrantable y una fuerza imparable puso en práctica lo que le parecía correcto y necesario. Así, construyó un puente entre su pueblo y el pueblo kurdo. La compañera Legerin entendió e hizo suya la lucha en Kurdistán, especialmente la revolución de las mujeres. Y al mismo tiempo, dio a conocer las luchas que se llevaban a cabo en Argentina y América Latina. Siempre tuvo el sueño de establecer lazos entre las madres de la plaza de Mayo de Argentina y las madres por la paz de Kurdistán. Veía en ellas la unidad de unos valores justos y humanos, y el coraje y la decisión de esas madres para hacer todo lo necesario en contra del fascismo.


Después de un tiempo, la compañera Legerin volvió a América Latina, donde empezó a crear lazos entre la lucha en Kurdistán y personas y pueblos diferentes. El objetivo era expandir y unir a los pueblos en lucha para alcanzar su propia libertad y la de todos, y especialmente, la libertad de todas las mujeres del mundo. A su vez, terminó sus estudios de medicina y regresó a Kurdistan. Cuando volvió a Rojava, la parte Oeste de Kurdistán, ésta estaba ya en plena guerra,
organizándose y luchando tanto contra el Estado Islámico, como en contra de la mentalidad patriarcal y estatal que forma la base de la miseria humana, de la cual el Estado Islámico es solamente una de sus muchas claras manifestaciones.

 

La compañera Legerîn centró su lucha en el establecimiento de un sistema alternativo de salud en Rojava que fuera capaz de satisfacer las necesidades de la sociedad en circunstancias de guerra, desplazamientos y embargo. Con brillo en sus ojos y un enorme compromiso, ella compartió su compasión, su alegría por la vida y sus ideas con todas las personas que la rodeaban. Por un lado, trataba y cuidaba a sus compañeros/as que fueron heridos en la guerra con gran amor y respeto. Ella les inspiraba para que cuidaran de su salud y obtuvieran nuevas fuerzas para continuar con sus vidas y luchas bajo el contexto de guerra.


Por otro lado, ella intentó tejer redes con ONG’s internacionales y organizaciones de salud para asegurarle el apoyo a las personas que tenían necesidades urgentes. Su perspectiva en cuanto a la salud era siempre muy amplia. No curaba solamente diagnosticando síntomas y ofreciendo medicinas químicas, curaba también los corazones. Curaba también las heridas de guerra que no se ven con los ojos. Se dedicó a curar a la comunidad, de la que el individuo es parte.
 

Lo más escencial en la vida y las decisiones de la compañera Legerin era su manera de entender la salud, que solamente se puede obtener en armonía con el entorno. Por ello veía la necesidad de luchar. Veía la necesidad de cambiar el presente sistema de poder y opresión. De cambiar la mente capitalista que deja a toda vida sin sentido, sin magia, fría y muerta, convirtiéndolo todo en mercancía. Ella es un símbolo de doctora de libertad. Legerin, compañera, hermana, mujer libre. Ella forma parte importante del movimiento de mujeres en Kurdistán, tanto en su vida como en su muerte. En su persona expresaba nuestros valores y nuestra lucha, uniendo a las mujeres de todo el mundo, luchando con pensamientos, sentimientos, palabras, críticas y con su cuerpo.


Desde el 2012 se está desarrollando la ciencia de la mujer, de la vida, de la convivencia libre – Jineoloji. Vemos la ciencia como una herramienta esencial de los humanos para entender el mundo, para descubrir el sentido de la vida. Por ello, criticamos profundamente a las ciencias positivista, que en vez de aportar sabiduría, sentido y acercamiento a la verdad, la esconde, separando a la humanidad del resto de la naturaleza, la usa como herramienta de poder y dominación. Como mujeres, vemos y sentimos claramente los intentos de negación y esclavitud de nuestras almas y cuerpos. A lo largo de la historia nuestra lucha y resistencia se intentó invisibilizar y no fue escrita. Pero existimos, somos mujeres, somos las defensoras de la sociedad, de la naturaleza, de los valores básicos, de la justicia, del equilibrio, de la libertad. Somos las descendentes de la madre tierra, de Ishtar, Inanna y Pachamama. Somos las nietas de las brujas, de las mujeres sabias. Pero fuimos alienadas de nosotras mismas y necesitamos redescubrir nuestra identidad y nuestro rol esencial como base de la sociedad libre. Necesitamos re-encontrar y desarrollar la sabiduría perdida. Necesitamos establecerla como base de la lucha para alcanzar la libertad de las mujeres del mundo y de la humanidad entera. En contra del sistema patriarcal- capitalista que se expandió a todas las estructuras, políticas, económicas y sociales, tenemos que emprender una lucha amplia, desde la raíz.


La perspectiva de Jineoloji sobre la salud está conectando con el eco-sistema natural, considerándonos como parte del mismo. No existen cuerpos desconectados de su entorno, sino que estamos siempre en constante relación de intercambio. Somos seres vivos con cuerpo y energía vital – formando una unidad inseparable.
 

La salud no es una ausencia de enfermedad. Salud es el equilibro entre el individuo y la comunidad, entre la humanidad y la naturaleza a la que pertenecemos. Salud es vivir sin opresión, sin desigualdad, sin pobreza ni dependencia, sin injusticia. Por eso si queremos cuidar la salud de nuestras comunidades, tenemos que entender sus problemas y no tratar solamente los síntomas.
 

Tenemos que desenterrar las mentiras y engaños del aparato farmaceútico-capitalista, del sistema que nos crea enfermedades para después vendernos químicos. Tenemos que sobrepasar los obstáculos que hacen que ya no conozcamos nuestros propios cuerpos.

 

Para nosotras, la visión de la compañera Legerin en cuanto a la salud es expresión inmortal de este camino.

Academia de Jineoloji
Rojava, 21 de Noviembre 2018

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Suscríbete para recibir noticias